Diario Digital
Ameghino. Bs. As. Argentina - Lunes, 24 Junio 2019 14:38 hs.
Untitled Document
 
20-05-2019 | 10:48
 
La extraña "amenaza" que devino en una Operación Miedo marca ACME
 
Luego del anuncio de la fórmula Fernández-Fernández y la fuerte derrota de Cambiemos en La Pampa, una extraña intimidación al fiscal Stornelli disparó una trama con olor a opereta.
 

 Luego del anuncio de la fórmula Fernández-Fernández y la fuerte derrota de Cambiemos en La Pampa, una extraña intimidación al fiscal Stornelli disparó una trama con olor a opereta.
Eran las 19.30. Habían pasado 30 horas desde que Cristina Kirchner anunciara su decisión de jugar en la boleta de Unidad Ciudadana como vicepresidenta y dejar la candidatura a jefe de Estado para Alberto Fernández. Todo el sábado se habló de eso. El domingo, en tanto, estuvo ocupado de forma íntegra por las consecuencias del anuncio y también por la aplastante victoria del peronismo en La Pampa, donde no solo el candidato del PJ ganó por 20 puntos de diferencia sino que además Cambiemos perdió la intendencia de la capital provincial (donde gobernaba hacía cuatro años) en manos de La Cámpora.

Demasiado para un solo fin de semana. Y con Jaime Durán Barba fuera del país mientras Marcos Peña enviaba mensajes vía Whatsapp al gabinete nacional para intentar convencerlos de que la movida del kirchnerismo beneficiaba a una alianza oficialista que cada día suma más agujeros al bote salvavidas relleno con dólares del FMI.

Faltaba poco para que comenzara en el canal América el programa de Luis Majul, habitual tribuna cambiemista que este domingo, una vez más iba a estar ocupada en alguna diatriba contra la expresidenta. Pero algo cambió la performance del militante de Cambiemos que insiste en cada emisión con decir que es periodista. La División Explosivos de la Policía de la Ciudad se había hecho presente frente al edificio en el que vive uno de los hijos del cuestionado fiscal Carlos Stornelli y había hecho detonar un artefacto que simulaba (bastante mal) ser una bomba.

Por supuesto, la detonación resultó negativa. Lo berreta del aparato (que luego se descubrió que puede comprarse por internet a 100 dólares) hacía que solo le faltara una etiqueta de ACME en algún costado como las que en los dibujos animados de antaño llevaban adheridas las bombas con las que el Coyote intentaba cazar al siempre escurridizo Correcaminos.

El artefacto estaba plantado en la vereda del lugar y, por supuesto, ante lo evidente del asunto fue detectado de inmediato.

"Son solo tubos plásticos unidos con cable aparentando ser una bomba", explicó al respecto personal que participó del exagerado operativo en el lugar.

Sin embargo, el todoterreno Majul exclamó en su programa que lo que se había detectado era "un artefacto explosivo".

Al mismo tiempo y para que la operación no quedara demasiado floja de papeles, la ministra Patricia Bullrich cumplió con su papel y apuntó sin ponerse colorada que "es una amenaza dura (sic) porque es peor que este tipo de artefactos esté en la casa de los hijos que del propio fiscal. Es más amenazante, es un mensaje mafioso", dijo en diálogo con la otra pata de la comedia de enredos, la señal TN.

Durante la charla la ministra agregó para darle más dramatismo al asunto que hubo un llamado al 911 para reportar el hallazgo. "El objetivo era que se hiciera público, que se descubriese. Es un intento de generar una situación de mucha angustia y de mucho miedo al propio fiscal", dijo en tono dramático.

"Es una mensaje contra la Justicia, contra la tarea que lleva el fiscal a través de un tipo de amenaza muy dura", agregó para sostener la trama.

Además, Bullrich, que no para de sumar tropiezos en su infausta carrera como funcionaria, puntualizó que en la esquina de Salguero y Castex, donde se encuentra el edificio "amenazado" no hay cámaras de seguridad, pero en las próximas horas los investigadores averiguarían si algún edificio sí tiene. Es bastante simple suponer cual será el descenlace del episodio.

Sobre Stornelli, que eligió no decir nada, quizá para no sumar un listón más al prontuario, la ministra aseveró que "lo toma como un mensaje claramente de intimidación respecto a los temas que está investigando".

En el hecho interviene el Juzgado Federal Nº12 a cargo del juez Sergio Torres, subrogado actualmente por Ariel Lijo, uno de los favoritos de la Casa Rosada.

Continuará...
Infonews

  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

click en foto para ampliar

 
Diario Digital
Todos los derechos reservados © 2014